You cannot copy content of this page

El gran misterio de los antiguos dioses

Siempre que hablamos de antiguas civilizaciones nos encontramos con el gran misterio de los antiguos dioses. En los textos sagrados más antiguos se habla de los dioses, de sus costumbres, de su temperamento, de su apariencia, de su voz, etc. Las antiguas civilizaciones no acostumbraban hablar o relatar algo de forma simbólica; ellos siempre hablaban de forma literal y verdadera.

Cuando hablaban por ejemplo de la Epopeya de Gilgamesh no hablan a modo de un cuento, sino de algo que realmente le ocurrió a este rey y de cómo esta experiencia cambió su vida. Debemos tener siempre en cuenta este punto, ya que los relatos contados por los antiguos son siempre historias reales, tal como para nosotros puede serlo la historia de nuestros países, o cuando hablamos por ejemplo de la historia de la revolución industrial, o de la revolución francesa.

Tenemos que agregar sobre Gilgamesh en concreto, que en su relato también se especifica que él era un Gigante. Para mayores detalles sobre el tema de los gigantes, puedes revisar nuestro artículo aquí.

Gilgamesh

No sólo encontramos a los dioses en sus textos sagrados, sino también en sus textos históricos. Siempre ellos están en cuerpo presente dentro del quehacer de esas civilizaciones. Son claramente mucho más grandes y longevos que el humano normal, y poseen también habilidades que para nosotros están vedadas.

Quiénes eran estos antiguos dioses

Nosotros como sociedad moderna no estamos habituados a ver «dioses» andando por la calle, pero parece que los antiguos sí lo estaban. Entonces, ¿quienes eran estos dioses?, ¿de dónde venían? y sobre todo, ¿porqué ya no están?.

Ciertamente para nosotros es muy difícil imaginar un «dios», pero para los antiguos era de lo más natural, ya que en los registros arqueológicos más antiguos como las tablillas sumerias, los relatos egipcios e indúes se habla de que los dioses vivían entre los hombres, hasta nos dice dónde vivían.

Esto es un dato interesante, ya que los «dioses» habitaban en grandes palacios, por lo tanto entendemos que eran de carne y hueso, pero no eran humanos, ya que siempre se habla de que ellos fueron quienes crearon al hombre.

En todas las cosmogonías antiguas existe un dios que rige por sobre los demás, habiendo siempre un escalafón de 12 dioses principales, siempre está también el dios creador del hombre y su séquito, este a menudo es el mismo dios que rige por sobre los demás.

Los dioses que gobernaban en Egipto y Sumeria

Los antiguos textos egipcios nos cuentan cómo en sus inicios Egipto fue gobernado por sus dioses en persona. Este período es muy anterior a la época de los faraones; los que comenzaron a dirigir su civilización una vez que los dioses ya no desearon hacerlo más y decidieron «retirarse».

Lo mismo ocurre en Sumeria, donde las antiguas tablillas de arcilla nos cuentan que sus dioses reinaron durante 250.000 (doscientos cincuenta mil) años antes que gobernaran los reyes humanos. Luego que comenzó el período de gobierno de los reyes humanos, los dioses dieron un paso atrás y se recluyeron en sus palacios, que luego se transformaron en templos. Se sabía que estaban ahí, más no se les podía ver salvo por «personal autorizado» por ellos. Así que el vínculo con el pueblo permaneció pero por medio de los gobernantes humanos, y después por los sacerdotes.

De este modo con el tiempo el acceso a los dioses fue posible gracias a la religión, que fue creada posteriormente con este propósito. El motivo de este cambio es tan amplio que será material próximamente para un nuevo post.

Entonces quienes eran estos dioses y de dónde salieron ?

A estas alturas esta demás mencionar que el origen de todos estos dioses no es de este planeta, ya que todas la antiguas culturas hablan de que ellos llegaron desde el cielo, bajaron del cielo, provenían del cielo, etc. Así que hablar sobre eso ya no es necesario, ya que se sobreentiende y es algo que ya se sabe bastante a nivel general sobre este tema.

Al recopilar la información de las mayores culturas antiguas, llegando hasta la Griega y la Romana, podemos darnos cuenta que en todas ellas el panteón de dioses es muy similar y tienen todos ellos las mismas funciones. Curiosamente este dato se repite en todas las antiguas culturas como la egipcia, la india, la china, japonesa, etc. Siempre vemos a la misma gente.

Esto nos da para pensar que si estos dioses fueran siempre los mismos, heredados de una cultura a otra con cambios en sus nombres pero que en realidad se trata de las mismas personas; muchas similitudes encontradas parecen indicar que esto es factible.

Basta con mirar al Zeus griego, al Júpiter romano, la Odín nórdico. También tenemos a Quetzalcoatl en México, Kukulkán en la riviera Maya, Viracocha en Perú y Bolivia. La cosmogonía generalizada así lo insinúa, sobre todo tomando en cuenta que en todas estas culturas estos dioses tenían la capacidad de volar. Todos contaban con algún artefacto que los hacía volar y recorrer grandes distancias en un tiempo muy corto. Todos tenían un ave gigante, un dragón o algo en lo que se montaban y los llevaba donde ellos querían. También contaban con armas formidables que lanzaban un gran rayo mortal.

Diosa Egipcia Isis, representada con alas que reflejan su capacidad de volar.
Diosa Sumeria Inanna, al igual que isis también lleva alas, lo que refleja su capacidad de volar.
Dios Sumerio Marduk. Retratado con alas.

Si a esto le agregamos la longevidad respecto del humano corriente entonces podemos dilucidar que para un dios no era la gran cosa viajar desde la india a mesoamérica y ahí fundar una civilización que lo adorara; aún cuando estemos hablando de miles de kilómetros y años de distancia.

La diosa Inanna, más tarde conocida como Ishtar, y luego como Afrodita/Venus, es reflejada siempre con alas, pero más aún, los antiguos relatos cuentan sobre la capacidad de volar de Inanna. Se cuenta que Inanna tenía un vehículo donde se montaba y que además lo pilotaba ella misma, teniendo la capacidad de transportarse por aire al lugar que ella quisiera, inclusive a muchos kilómetros de distancia. Se dice que Inanna solía atravesar la tierra entera en muy poco tiempo y que era capaz de viajar hasta cualquier punto del planeta.

Esto podría entonces explicar las muchas similitudes entre diversas culturas lejanas en el tiempo y el espacio. También en muchas culturas antiguas nos encontramos ante el mismo relato de la creación, si le quitamos el adorno cultural característico nos encontramos conque los dioses siempre son los que crearon al hombre y le enseñaron sus secretos.

En muchas culturas está aquel dios que enseña al hombre cosas que solo deben ser del conocimiento de los dioses: En Sumeria tenemos a Enki, en mesoamérica tenemos a Kukulcán, Viracocha en Sudamérica, Prometeo en Grecia, Toth en Egipto, etc. Siempre nos encontramos al gran benefactor de la humanidad; pero ¿y si en realidad se tratase de la misma persona?

Siempre nos encontramos con ese gran benefactor del hombre, que guarda un amor paternal por lo que considera sus «hijos», y que además se toma esta paternidad bastante en serio; ya que busca que la humanidad avance y se desarrolle a diferencia de los otros dioses que se dedicaba solo sacar provecho de su posición o disfrutar de las ventajas de la misma.

Se habla por ejemplo de que a diosa Inanna/Ishtar tenía gran cantidad de amantes entre los hombres, y que los disfrutaba como mejor le parecía. Enlil y Enki también eran muy afectos a poseer mujeres, lo quisieran ellas o no.

Bueno, para que esto en realidad fuera así, entonce tendríamos que reconocer que estos dioses que eran de carne y hueso, gran estatura, larga vida y conocimientos muy avanzados en realidad sí existieron. Ya que es justamente eso tal y como nos lo cuentan todas las antigüas civilizaciones.

Su inusual desarrollo tecnológico

Tanto en las antiguas tablillas sumerias, en antiguos textos hindúes se habla del desarrollo tecnológico de estos dioses y sus grandes capacidades de destrucción masiva. En el Bagavad Guita Hindú se relata las batallas aéreas de los dioses en sus Vimanas, que ciertamente son descritas como máquinas voladoras impulsadas por mercurio como combustible. Existen esquemas a modo de planos de estos vehículos e inclusive han sido replicados conéxito por científicos modernos.

Estos Vimanas son descritos como ciuades flotantes, y coinciden también con los relatos de shamballa en los países nórdicos, así como también denominada nueva jerusalén profetizada por algunas religiones actuales.

Vimana
Escultura de antiguo astronauta

Templo del la India que rememora un Vimana.

De hecho la arquitectura de los antiguos templos indúes está elaborada de forma que emulan o rememoran a estos Vimanas de los dioses. Así es como nos damos cuenta de que si sabemos mirar con otros ojos, somos capaces de reconocer en estos antiguos templos a los míticos Vimanas de antaño, los palacios flotantes de los dioses de la antiguedad.

Este mismo desarrollo tecnológico incluye armas de destrucción masiva de largo alcance, como por ejemplo aquellas con las que el semítico dios EL destruyó Sodoma y Gomorra, dando muestras indiscutibles de sus capacidades bélicas.

Total Page Visits: 71 - Today Page Visits: 1

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *